Las meninas

Esta moneda corresponde a la conocida obra de “Las Meninas” que, como curiosidad, no siempre fue llamada así. A lo largo del tiempo, se le consideró por diversos nombres como “Retrato de la señora emperatriz con sus damas y una enana”, “La familia del Señor Rey Felipe IV”, “La Familia”… Una maravillosa oportunidad para el coleccionismo de monedas y para aquellas personas interesadas en el arte o en el destacado Velázquez.

Las Meninas, una obra de arte.

Hablar de Las Meninas conlleva hablar de mucho más que de una representación cotidiana de palacio del siglo XVII. Esta obra alberga tanto significado como destreza artística, lo cual produce la sensación de ir desvelando sus detalles con cada mirada.

 

En primer lugar, el pintor. Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, de origen sevillano, es considerado uno de los pintores universales del barroco, muy apreciado tanto fuera como dentro de España, pues llegó a ostentar el cargo de pintor de cámara, el más distinguido título para los pintores de la corte. Retrató a varios miembros de la nobleza y la corte de Felipe IV. También realizó numerosas pinturas para decorar las casas reales e instituciones por encargo del monarca o de otras personalidades. Murió el 6 de agosto de 1660, un mes después de viajar a la isla de los Faisanes para decorar el pabellón español, con motivo de la boda entre la infanta María Teresa y Luis XIV.

 

Las Meninas es una de sus últimas obras, en la que podemos comprobar como la trayectoria del artista ha desembocado en un naturalismo más aproximado a la propia realidad de los modelos. Gracias a esta obra, considerada como la cumbre del artista, fue llamado “pintor de pintores”, pues su trabajo sirvió de inspiración y guía para otros muchos. Sus pinceladas son más bien retoques rápidos con el pincel que, si de cerca parecen toscos e imprecisos, al tomar distancia, puede apreciarse hasta el más mínimo detalle. En la misma, como figura claramente protagonista, descubrimos a la pequeña Margarita María Teresa de Austria, que contaba en ese momento 5 años, futura esposa de Leopoldo I y emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico.

Personalidades de las Meninas.

Margarita era hija de Felipe IV y su segunda esposa Mariana de Austria. Margarita fue, desde su nacimiento el 12 de julio de 1651, una pieza clave para la política española, y pronto fue prometida a su tío Leopoldo I con el fin de consolidar la monarquía española. Se casó pronto y tuvo a su primer hijo con 15 años. Puede que debida a la proximidad familiar que ya tenían sus padres o ella misma con su tío y primo a la vez, Margarita diese a luz a descendientes débiles, enfermos y que apenas conseguían superar los primeros años de vida, y numerosos abortos. Murió a los 21 años debido a las secuelas de su cuarto parto en Viena el 12 de marzo de 1673.

 

Prosiguiendo la mirada a lo largo del cuadro, vemos a dos jóvenes a cada lado de la infanta, las llamadas meninas. Este nombre era dado a aquellos hijos de nobles o señores que entraban al servicio de la familia real como damas de compañía. Se las ha identificado con María Agustina Sarmiento e Isabel de Velasco, – a una de las cuales vemos acompañar a la infanta en nuestra moneda – que atienden a la infanta. A continuación, vemos a dos peculiares personajes, una enana y un pequeño bufón. Se sabe que era corriente de las cortes europeas tener a personas de estas características por motivos diversos, y que cada vez estaba más en desuso. Sin embargo, se conoce que, en la corte del hermano de Margarita, Carlos II, eran muy numerosos y dicha particularidad resultaba llamativa al resto de monarcas europeos.

Mucho más que un cuadro

En un rincón menos iluminado, encontramos a Marcela de Ulloa acompañada de un hombre sin identificar, pero del que se supone que también era un “guardadamas”. Al fondo, pero más iluminado que los dos personajes anteriores, se encuentra el aposentador José Nieto. Además de todas estas personas que enmarcan la escena cotidiana que Velázquez quiso plasmar, dos elementos sumamente importantes culminan el juego del que el pintor nos hace partícipes, el retrato no retrato. Uno es el reflejo de un espejo del fondo, donde se pueden ver a los reyes posando como si fuesen ellos quienes han de protagonizar la obra. Otra, es el propio Velázquez, retratado en el margen izquierdo.

Así, a pesar de que conozcamos el contexto histórico y el marco político que cada una de las figuras Las Meninas, especialmente el de Margarita y el de sus padres, no podemos evitar admirar el propio “truco dentro del truco” que Velázquez parece querer realizar en esta obra, demostrando que no solo era un artista con el pincel, sino un genio en cuanto a elaboración propia.

Por qué adquirir la moneda de Las Meninas.

Esta moneda no sólo representa una de las obras más aclamadas desde el siglo XVII español, sino que simboliza tanto a esa evocación del genuino Velázquez, como a una parte muy interesante de la historia española. Para el coleccionismo es, sin duda, una gran oportunidad de poseer un segmento de todo cuanto las Meninas representan.

Además, la propia moneda puede ser considerada como un documento histórico de gran durabilidad y calidad pese a ser fabricada en nuestro tiempo, pues la figura de Margarita junto a su menina es tan conocida y familiar, que nos aproxima también a su propia época y circunstancia política. Como no, todas nuestras monedas tienen el certificado oficial de la Real Casa de Moneda.

Tirada máxima de 1.000.000

COMPOSICIÓN

Plata 925 milésimas

VALOR FACIAL

30 €

OTROS DATOS

Peso: 18 gr. Diámetro: 33 mm

DISPONIBLE 19 NOV.

Contacto

Puede ponerse en contacto con nosotros utilizando los siguientes medios, o cumplimentando el formulario

  • Apartado de correos 3042 C.P. 37080 - Salamanca
  • +34 923 800 274
  • info@monedasdeoroyplata.com
Coleccionismo_logo